Copy

5 formas para renovar tu cocina sin tener que gastar

Las renovaciones en cualquier parte de nuestro hogar pueden ser estimulantes y deseables, pero también generan muchas molestias. Y más aún si se trata de hacer cambios en la cocina.

¿Cómo vamos a cocinar para poder alimentarnos? ¿Cómo vamos a lavar los platos? Si bien son preguntas que todos nos hacemos, son situaciones que se pueden sortear con un poco de imaginación. Ahora, lo que sí es un poco más difícil de manejar es el tema económico. Si deseas renovar tu cocina sin gastos, lee estos cinco tips que te traemos hoy:

Pinta los muebles

Sabemos que cambiar los muebles de la cocina representa un gran gasto. La buena noticia es que si tus muebles están en buen estado, puedes darles un nuevo look con una nueva mano de pintura.

Una buena idea es pintar las puertas de los gabinetes. No tengas miedo a las tonalidades atrevidas. Los colores vivos van bien en cualquier cocina.

Cambia los pomos

Aunque los pomos y tiradores de los muebles de cocina pasan desapercibidos, en realidad tienen mucha influencia sobre el aspecto de nuestra cocina. El pomo es detalle final que puede cambiar por completo la apariencia de los muebles de cocina y dar una completa renovación a tu cocina.

Pinta los azulejos

Las paredes de las cocinas suelen tener azulejos, lo que complica las tareas de renovación. Sin embargo, existe una solución rápida y sencilla: pintar los azulejos.

 

Hoy en día se consiguen productos especiales para esta labor y los resultados son muy satisfactorios.

Una posibilidad muy interesante es pintar tan solo una pared, y dejar el resto en los colores originales. Otra alternativa es crear una decoración que simule un cuadro de ajedrez, alternando colores que combinen adecuadamente.

Cambia cortinas, utensilios y adornos

Cualquier elemento novedoso aportará a la cocina un aire diferente. Por lo que sustituir elementos decorativos, como cortinas o cuadros le dará a tu cocina el cambio de look que tanto deseas.

No hace falta que sea comprado. Reciclar objetos y darles un nuevo uso puede resultar gratificante y, además, económico.

Lo mismo ocurre con los utensilios de cocina, que muchas veces tenemos en una gaveta. Colgarlos de la pared resulta más vistoso y hasta podría ahorrarte tiempo a la hora de cocinar.

Cambia el fregadero

Una de las piezas que sufre de mayor desgaste es el fregadero. Por muy resistentes que sean, el uso continuo, los detergentes y el roce de cubiertos, platos y ollas acaba pasando factura.

Sustituirlo no tiene por qué ser caro, gracias a que en Internet se pueden encontrar muchos modelos económicos con diferentes diseños, tamaños y marcas. Los precios varían mucho y se adaptan a todos los bolsillos.

1Comment
  • ELENA Mezzana
    Posted at 11:58h, 12 Mayo Responder

    Yo quisiera que me asesoraran

Post A Comment